Country flagEspaña

Tiempo de carga: El eslabón más débil

Una de las preguntas habituales a la hora de comprarse un vehículo eléctrico o híbrido enchufable ¿Cuánto tardaré en cargar mi vehículo?

Para dar respuesta a dicha cuestión se debe tener en cuenta que el cargador no es el único actor en el proceso de carga, sino que se deben conocer también las limitaciones que pueden imponer tanto la red eléctrica doméstica disponible, como el propio vehículo eléctrico o híbrido enchufable.

La Red Doméstica

Toda instalación doméstica tiene una potencia máxima suministrable. Esta es la potencia que puede entregar nuestra instalación a todos los aparatos eléctricos conectados a ella. Por ejemplo, si tenemos 5,5 kW de potencia máxima suministrable, todos los aparatos que tengamos conectados a la red, nunca podrán sumar, en cuanto a potencia (p.ej un horno puede tener hasta 1,5 kW de potencia al máximo) más de esos 5,5 kW.

El cargador

El cargador, sea de pared (Modo 3) o portátil (Modo 2), tendrá una potencia máxima que podrá transportar desde la instalación, al vehículo. Los cargadores que existen actualmente en el mercado pueden manejar potencias de hasta 7,4 kW en monofásico, y hasta 22 kW en trifásico.

El vehículo

La potencia máxima de carga del vehículo también ejerce una limitación. Esta potencia puede oscilar desde 3,7 kW por ejemplo en el Mitsubishi Outlander PHEV, hasta los 22 kW (en trifásico) que puede incorporar el Tesla Model S.

Ejemplo práctico

A continuación, vamos a mostrar un ejemplo gráfico que nos permitirá ilustrar la limitación del eslabón más débil de esta cadena de transmisión de potencia eléctrica:

En este caso, como podemos observar, la potencia máxima de carga, vendrá limitada por la instalación eléctrica de la casa. Esto implica que la máxima potencia de carga que se puede conseguir, aunque el cargador puede ofrecer hasta 7,4 kW, y el vehículo hasta 3,7 kW, es de 3,3 kW ya que instalación eléctrica a la que se conecta el cargador, no puede ofrecer mayor potencia.

La propuesta de Wallbox

Muchos cargadores del mercado requieren conocer la potencia disponible en el domicilio para poder seleccionar el más adecuado a la necesidad del usuario, ya que trabajan en rangos de potencias limitados, y asimismo, el precio según la potencia a la que se conecta puede variar.

Todos los productos diseñados y fabricados por Wallbox se pueden adaptar a cualquier instalación eléctrica y ofreciendo potencias de funcionamiento de hasta 22 kW en un único producto, haciendo que sea más fácil para nuestros clientes elegir el cargador que mejor se adapte a sus necesidades.

Asimismo Wallbox ofrece a sus clientes la elección de un instalador de su red, el cual podrá analizar la instalación doméstica del cliente, y proponer, en caso de que a éste le convenga una optimización de la instalación para poder sacar el máximo partido a su vehículo eléctrico y al cargador Wallbox.

En cuanto a la potencia de carga del vehículo, es una limitación con la que Wallbox, no puede hacer nada… por ahora ;)