Country flagEspaña

Dónde y cómo cargo mi vehículo?

Además de lo ya comentado en nuestro primer artículo “Tiempo de carga: El eslabón más débil”, otra de las dudas habituales es los posibles lugares donde puedo cargar mi vehículo y cómo hacerlo. Para ello debemos clarificar el concepto de los modos de carga, que resumiendo son las diferentes maneras de poder cargar nuestro vehículo.

 

Modo 1:

El modo 1 consiste en conectar directamente el vehículo a la red eléctrica mediante un enchufe convencional. Este modo de recarga no es compatible con ningún vehículo, ya que no cumple los requerimientos mínimos de seguridad, al no existir ningún tipo de comunicación ni elemento de seguridad durante el proceso de carga.

 

Modo 2:

Este modo es una evolución del modo 1. En este caso el vehículo también se conecta a un enchufe convencional, pero no lo hace de manera directa, ya que en el cable de conexión hay una caja de control que se encarga de gestionar la seguridad del proceso de carga. La ventaja de este modo de carga, es que el cargador lo puedes llevar siempre en tu vehículo, cargando en cualquier enchufe convencional al que se tenga acceso. La principal desventaja es que a través de este sistema normalmente la potencia de carga no suele ser superior a 2,3 kW – 3 kW. Además, este modo de carga está más sujeto a fallos ya que el sistema de control de este dispositivo portátil tiene sus limitaciones.

 

Modo 3:

El modo 3 consiste en instalar un punto de carga fijo en tú plaza de parking para poder realizar la carga. Es lo que se conoce popularmente como un wall box. Este dispositivo se instala conectándolo directamente a la instalación eléctrica de su domicilio, optimizando al máximo la potencia que de ésta se puede extraer. La ventaja es que en este modo se pueden a conseguir potencias de carga de hasta 7,4 kW en monofásico y 22 kW en trifásico, su nivel de seguridad es muy alto, y los fallos ocurridos durante la carga son mínimos.

 

Modo 4:

En el modo 4 el vehículo se conecta a un punto de recarga que suministra directamente la energía a la batería. Es el caso que se da en las estaciones de carga ultra rápida. En este tipo de instalaciones se llegan a suministrar potencias de más de 50 kW. En consecuencia el tiempo de carga es mucho más rápido, pudiendo cargar el vehículo hasta un 80% en menos de 30 minutos, lo cual es la gran ventaja de este modo. La desventaja es que requiere de una instalación e infraestructura específica que normalmente sólo es apta para carga pública, y además requiere que el vehículo tenga instalado un conector especial para este tipo de carga (hablaremos de los diferentes conectores en el siguiente artículo).

 

La propuesta de Wallbox

Los cargadores Wallbox han sido diseñados para funcionar en Modo 3. Todos nuestros productos han sido creados para optimizar el proceso de carga sacando el mayor provecho posible de la instalación de la que dispone cada cliente.

No obstante Wallbox ya está trabajando en futuros desarrollos para poder ofrecer a sus clientes soluciones que cubran los demás modos de carga.